Para empezar, la justificación para esta acción se basó en el más que discutible presunto ataque del gobierno de Bashar Assad con agresivos químicos –sus enemigos empezaron diciendo que era sarín y luego pasaron al cloro- contra la población civil de Guta Oriental, en las inmediaciones de Damasco, en días pasados. Desde la perspectiva de la pura estrategia militar, no tiene ningún sentido que el Ejército Árabe Sirio cometiera este error justo cuando estaba terminando de consolidar la conquista de esta estratégica zona.