Han soltado a los tigres PDF Imprimir E-mail
Opinión / Actualidad - Política
Escrito por Lucas León Simón   
Miércoles, 11 de Octubre de 2017 04:47

Se atribuye al ex presidente mexicano Porfirio Díaz, la frase de: “Han soltado a los tigres, veremos si pueden domarlos.”

El Gobierno del PP ha soltado al tigre fascista para que le ayude en su cruzada de supuesto nacionalismo para tapar las infinitas vergüenzas de su corrupción e impostura. Y el fascismo, armado de banderas y agresiones a todo el que no grita y soporta su españolismo medieval, se ha dejado ver en las calles y en los cuerpos de los ciudadanos que ejercitaban su simple condición de tales.

Para tratar de contrarrestar las múltiples manifestaciones en Diadas y apoyos reivindicativos del pueblo catalán, una organización derechosa y burguesa, representativa de todo lo malo que le quieren imputar a sus adversarios, ha concitado en Barcelona a Falange, Vox, PP, Ciudadanos, Vargas Llosa, Marichalar, Tebas, y, vergonzosamente, al PSOE de los casposos barones, ultramontanos y enranciados.

A pesar del triunfalismo y de las hinchadas cifras que dan, no lo han conseguido. No han logrado que los “catalanes españolistas”, tantas veces aludidos como falsa “mayoría silenciosa” dieran una mínima réplica.

Han concentrado en Barcelona, por el viejo método del autocar y el bocadillo de chorizo gratis, a los fascistas de toda laya –hasta del Perú-  de todos los puntos de España –hasta 500 autocares se han llegado a contar- con sus agresivos, reiterativos y carcamálicos gritos y referencias de ritual: paredones, fusilamientos, metralletas,  y “guerrasciviles” de siempre.

La España negra de la montera, el tricornio y el fascismo de cementerio que nos causó un millón de muertos y centenas de miles de muertos en las cunetas en forma de tigre saliendo de la jaula.

Y el “socialista” Borrell haciendo de “blanqueador”  y pidiendo moderación a la fiera.

Es un juego diabólico, los tigres sueltos por las calles, pueden volverse contra el dueño del zoológico.  Oí, al estar prisionero en un local frente al que se desarrollaba una patriótica manifestación, que Rajoy era el más denostado. Su fascismo institucional y de dejar hacer se le quedaba muy corto. Querían mandar a prisión, o al paredón o cortarle algo a todo el que no se pareciese a su retrato de Franco, incluido Rajoy, al que llamaban “rajao”.

Han encanallado la sociedad y cuando procesen a sus 900 cargos imputados por corrupción, cuando haya sentencia de los 150 sumarios que tienen abiertos, los tigres, sin control de nadie, se pueden dar el gran festín.

Nadie sabe que extensión tiene este cementerio.

____________

Fuente: Blog de Lucas León Simón

 

Club de Amigos de la UNESCO.