Libros / Literatura
Bulgákov: el diablo sobre Moscú PDF Imprimir E-mail
Cultura - Libros / Literatura
Escrito por Higinio Polo /UCR   
Jueves, 08 de Diciembre de 2016 05:45

En el número 10 de la Bolshaya Sadovaya ulitsa , de Moscú, se encuentra un pequeño pasadizo, que atraviesa el edificio, y que ostenta un rótulo colgante con el número 302 bis. Al decir de los intérpretes del oscuro universo de Mijaíl Bulgákov, esa cifra salió de considerar 10 = (3+2)*2 , donde el signo más se convierte en un cero, porque el escritor cambió el número y le puso 302 bis en El maestro y Margarita. Tras esa placa, se abre un patio donde se encuentra el apartamento en que vivió Bulgákov con su primera esposa, Tatiana Nikoláievna Lappa , casi escondido en el cuarto piso del número 50, que convirtió en la casa del desgraciado Mijaíl Aleksándrovich Berlioz, presidente de Massolit, la asociación que el escritor urdió para invocar el mundo literario moscovita. Lejos de allí, en el número 9 del pereulok Mansurovskiy, está la casa de madera donde Bulgákov hace vivir al Maestro, ese personaje con tantos puntos en común con él. Bulgákov vivió en otros muchos lugares también, como en el 35 de Bolshaya Pirogovskaya ulitsa, pero es este lugar donde el canon de sus lectores persigue sus secretos.

Leer más...
 
Jack London, el mensajero de lo salvaje PDF Imprimir E-mail
Cultura - Libros / Literatura
Escrito por Marta Peirano   
Miércoles, 23 de Noviembre de 2016 00:00

Jack London, lobo de mar En el centenario de la muerte de Jack London, celebramos la vida del más comprometido de los grandes escritores norteamericanos, un pionero del periodismo social y un ejemplo de integridad y compromiso con el socialismo y el mundo animal.

Jack London es famoso por sus novelas sobre el salvaje oeste. Los protagonistas de sus títulos más famosos, La llamada de lo salvaje y Colmillo blanco, son lobos. O perros que van de mano en mano, descubriendo su lobo interior. Sus historias son aventuras llenas de nieve, de tareas titánicas, de peligros mortales y de injusticia, pero también de libertad, los vasos comunicantes entre la experiencia y el instinto. De comunión con la naturaleza más pura y el orgullo de la supervivencia y la superación física y personal.

Leer más...
 
Aunque sea un poquito PDF Imprimir E-mail
Cultura - Libros / Literatura
Escrito por José Carlos García Fajardo   
Sábado, 24 de Septiembre de 2016 00:00

Siempre me ha emocionado la historia de Diego, que no conocía la mar.  El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla. Viajaron al sur. Ella, la mar, estaba más allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas cumbres de arena, después de mucho caminar, la mar estalló ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor, que el niño quedo mudo de hermosura. Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre: – ¡Ayúdame a mirar!

Leer más...
 
Vivir sin Gógol PDF Imprimir E-mail
Cultura - Libros / Literatura
Escrito por Higinio Polo / UCR   
Martes, 05 de Julio de 2016 00:00

Vivir sin Gógol

En el número 7A del bulevar Nikitski de Moscú se alza la casa donde murió Nikolái Gógol. Allí pasó los últimos cuatro años de su vida, progresivamente envuelto en las brumas de la incoherencia y la perturbación. Está en el barrio del Arbat, y es un sólido edificio de dos plantas, con arcadas que forman un porche y grandes ventanales; cuenta con una magnífica biblioteca con doscientos cincuenta mil libros y se ha convertido en un centro de investigación sobre el desdichado escritor ruso y sobre ciencias sociales. Cuando llegó allí Gógol, en diciembre de 1848, vivían en la mansión el conde Alexander Petrovich Tolstói y su esposa Anna, que lo acogieron. El escritor era todavía un hombre joven, no había cumplido aún cuarenta años, pero se encontraba ya prisionero de sus demonios, del fuego y el dolor que le sumergieron en una noche agonizante.

Leer más...
 
Marguerite Duras, la dulzura de Indochina PDF Imprimir E-mail
Cultura - Libros / Literatura
Escrito por Higinio Polo   
Viernes, 10 de Junio de 2016 03:54
En la calle Đồng Khởi de Saigón (la vía Catinat de la colonia, cuando la urbe aún no se llamaba Ciudad Hồ Chí Minh), paseaban los franceses ricos con sus trajes blancos en los años de juventud de Marguerite Duras; sentados en las terrazas del hotel Continental, bebían champán y combatían el calor de los monzones con el lujo que la patria colonial había puesto en sus manos de mercaderes. Ya aparecían gestos de rebelión, pero apenas llegaban hasta allí: en febrero de 1930, se había fundado, en Hong Kong, el Partido Comunista de Vietnam, que después, por los nombres de la colonia, se llamaría Partido Comunista indochino, y que, enseguida, padecería una feroz represión: en la cárcel de Saigón, no muy lejos de la calle Catinat, los carceleros franceses torturaban a los comunistas y los dejaban morir.
Leer más...
 
<< Inicio < Prev 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Próximo > Fin >>

Página 2 de 31